Encabezados

Publicado por: alejandro

Sin importar quién eres

Mi vida amorosa nunca ha sido algo envidiable, creo que si tuviera que usar un adjetivo para describirla sería “patética”, y aunque tuve algunos novios a lo largo de mi adolescencia, ahora me siento vacía, ninguna persona podía lograr que mi corazón palpitara alocadamente. Un día, como de costumbre, regresé de la escuela,…

Leer más ...
Publicado por: alejandro

Todo tiene que ver con peces

Supongo que no me dejarás dormir esta noche, no te preocupes, te entiendo perfectamente y te he esperado con muchas ansias, oh, no sabes con cuantas; cuando yo era un niño muy pequeño solía molestar a mis padres cuando tenía miedo. ¿Acaso tienes miedo? Pobre de ti, el miedo es horrible, es devastador,…

Leer más ...
Publicado por: alejandro

Kilitos

Sentado me voy a quedar el resto de la tarde, en realidad no tengo la menor intención de moverme o pararme, me vale lo que piensen. Mis kilitos y yo estaremos tranquilos hasta que nos devore la noche. El sábado pasado cumplí cuarenta años, fue una celebración sencilla pero digna de recordar. Vinieron…

Leer más ...
Publicado por: alejandro

Movimiento Onírico No. 5. Tocata y Fuga

Esa noche de viernes, después de cenar dos tacos árabes con jocoque y rendido tras una dura jornada de oficina, Chancho se fue a dormir a su rica cama. Era el  suyo un descanso reparador y profundo. A él mismo siempre le sorprendió la facilidad que tenía para dormir pronto, sin más trámite.…

Leer más ...
Publicado por: alejandro

Tres disparos en la oscuridad

El Crisol era un nombre apropiado para la Hacienda de los Asencio. Ahí se fundió la mezcla de añejas tristezas, soberbias, voluntades, sueños, pesadillas y miedos de los habitantes de un poblado en el olvido, por tradición nombrado San Pedro del Campo. El 20 de septiembre de 1889, bien entrada la noche, los…

Leer más ...
Publicado por: alejandro

El hombre que siempre ganaba

Autómata (Del lat. automăta, t. f. de -tus, y este del gr. αὐτόματος, espontáneo)
 m. Instrumento o aparato que encierra dentro de sí el mecanismo que le imprime determinados movimientos. Es verdad que el hombre que caminaba por las densas calles de Londres era Matías Blumfeld. También es verdad que los únicos datos…

Leer más ...
Publicado por: alejandro

Huellas

Los llevaron de madrugada, cuando todos dormían.  Abrieron la puerta con sigilo y encendieron las luces. Mi madre se apresuró a buscarles un lugar, aunque no supo decidir en cuál habitación, si los acomodaría juntos o cada uno en una alcoba diferente. La madrugada había dejado un rastro húmedo en los cristales de…

Leer más ...
Publicado por: alejandro

El Crisol

Todos vieron cómo Don Rafael y Don Camilo Asencio, los amos de El Crisol, ni siquiera pestañeaban; estaban atónitos, aterrados, mirando a los difuntos, a sus difuntos, los primeros de sus vidas. Se sumó a los hacendados un sentimiento de pánico que les recorrió el cuerpo en forma de escalofrío cuando se vieron…

Leer más ...
Publicado por: alejandro

El instante triste

Las circunstancias apoyaban a la burguesía, sin permitir intervención alguna que ayudase a embellecer la situación. Nadie se atrevía a revolucionar las sandeces que pretendían ser divinas. Incluso, si se asociaban a la causa, la perversidad crucificaba toda coartada. Torcía a la frágil doncella valiente, las sublimes hazañas eran abofeteadas por unos sinvergüenzas.…

Leer más ...
Publicado por: alejandro

El premio

Siempre he sido un buen estudiante, la dedicación y los buenos trabajos al final de cada semestre han sido parte importante de mi sentido de responsabilidad. Mis maestros lo saben y casi siempre a mitad de cada semestre me toman en cuenta para participar en algún proyecto que a ellos les dé puntos…

Leer más ...