Poema

Hoy te hago y ayer te hice un juramento que te amaré por siempre hasta el final de los tiempos, porque el amor verdadero jamás encuentra un final. Te hice este juramento ante el árbol de la vida ante el agua y el pez ante la pálida luz de la luna color azul, con un listón una rosa y una mariposa entrelacé, entrelazamos nuestros destinos, nuestras vidas. Hoy en este lugar sagrado te hago un juramento una promesa con el hada rosa tocando el arpa con su collar y cinturón rojo como tuve mi pelo. Aine reina de las hadas, diosa del aire y la fertilidad. Es invitada con sus deidades menores. Las dos libélulas entrelazadas una con el ojo de Anubis en medio sostenida por los mil ojos de los serafines, con los tres ángeles: el primero que representa a Urd la más vieja de las tres con su hermoso vestido azul color aqua con las rosas rojas, blancas y naranjas que la cubren de pies a cabeza con sus alas blancas como la nieve como nuestra piel mi estrella de la mañana. Verdandi la más joven agarrándose el corazón por nuestra promesa infinita, vestida de fuego y sangre con su cabellera ondulada como las olas del mar parecido a como fue mi pelo con un collar y un listón que tiene en la cintura hechas de oro como sus alas sin duda la más hermosa de las tres. Skuld el futuro viendo hacia el horizonte tocando el instrumento de la vida con sus preciosas manos vestida con ligeros ropajes y su pelo cae como yo en el imponente sol de verano pone uno de sus pies en la tierra para no irse y contarme que será de nuestro amor del pasado del presente y del futuro que trasciende vida con vida como tú me dijiste un día la vida es un largo largo y duro camino y yo seré tu sendero por la eternidad hasta el fin de dios.

Número de visitas

128

Acerca del autor

Narda Sánchez Islas

Naci el 28 de septiembre de 1999 en Puebla, Puebla, en una familia católica. Tengo cuatro hermanas. Cursé mis estudios en Cholula, ahora estoy cursando la universidad.

0 comentarios