La carta

Tenía todo un plan preparado para que comprendieras este sentimiento que se ha apoderado lentamente de mí. Pero ahora que estoy frente a frente con esta hoja en blanco, luchando por escribir cada letra, me doy cuenta de la dificultad que tiene escribir lo que siento sin poder evitar desmoronarme en pedazos por el hecho de no saber lo que estarás pensando cuando leas esto. Miles de posibilidades pasan por mi cabeza en este instante y, honestamente, la incertidumbre me está enloqueciendo.

Quiero que entiendas que aunque para ti esto sea solo un pedazo de papel con palabras escritas, para mí es como un cofre donde guardo todos mis sentimientos, emociones y temores. Este cofre que es muy preciado para mí (aunque tú no logres verlo de esa forma) lo estoy dejando en tus manos sin instrucciones o algún tipo de regla. ¡Ojalá existiera una forma sencilla de decir lo que siento! Y aunque desearía que así fuera, sé muy en el fondo que si desapareciera la dificultad se perdería la belleza de esas dos palabras, esas que al ser dichas lo cambian todo.

Estas dos palabras solo podría compararlas con lanzarse hacia el vacío sin paracaídas, esperando que alguien esté ahí para salvarte o para dejarte caer sin que le importe en lo más mínimo (espero que este no sea el caso). Estas dos palabras de las que tanto he estado hablando son un sencillo pero peligroso… te amo. Yo sé que en este instante simplemente podrías dejar de leer y rechazarme. El rechazo duele y eso lo tengo muy claro. No entiendo cómo existen personas que dicen “quiero que sea feliz aunque no sea conmigo”. Tal vez sea solo yo (así que me usaré de ejemplo), pero honestamente me gusta verte sonreír pues lo siento como un cálido abrazo que atraviesa mi cuerpo y va directo al alma; pero cuando tu sonrisa es dirigida a alguien más, esta se convierte en un agujero negro que va absorbiendo los momentos felices, dejando un vacío que (aún no sé cómo) me causa un gran dolor.

Seguramente pensarás que soy negativo, y en eso te equivocas. Si lo fuera no tendría el valor de escribir ni una sola palabra de esta carta, pues como dije, uno se avienta al vacío esperando ser salvado por alguien y, aquí estoy, en caída libre esperando que llegues al rescate con esa sonrisa que por más que intente no puedo dejar de admirar en la lejanía… en fin. Creo que estoy divagando mucho. Después de todo, ésta es sólo una simple carta de amor que nunca recibirás.

Texto escrito en el “Café de Autor” organizado por el Centro de Escritura Creativa coordinado por el maestro Eduardo Libreros. Más información en: https://www.facebook.com/centrodeescrituracreativa/

Imagen tomada de MagnumPhotos.com

Ferdinando Scianna / ITALY, Sicily, Como lake, typewriter in a hotel room

 

Número de visitas

200

Acerca del autor

Joel Mauricio Vergara Nava

Disfruta escribir porque siente que las palabras liberan su verdadera forma de pensar, sin tener que preocuparse por las formas. Le gusta leer novela y novela gráfica, principalmente de ciencia ficción, y utiliza la música como un medio para inspirarse. Considera que escribe mejor con personas alrededor, porque según él “veo una persona y empiezo a imaginar una historia para ella”.

5 comentarios

  1. Joel Vergara · agosto 23

    Excelente mensaje!

  2. Paola Samaniego · agosto 23

    Encontró la manera perfecta de poder decirle a alguien lo que siente por medio de una carta. Felicidades me encanto

  3. Doris · agosto 23

    Me he quedado sorprendida al leer tu carta, yo que te conocí pequeño, ahora eres todo un joven con sueños y alma de escritor. Sigue adelante que lo haces bien. Dios guarde ese talento y que tu lo explotes para ti y quienes te leamos. En horabuena Mao. Te deseo muchos éxitos
    Que gusto conocerte.

  4. Liz Lozano · agosto 23

    Felicidades!!👏👏👏

  5. Lucy · agosto 23

    Felicidades Mau!!!!… Te he dicho que eres una personita con muchos talentos, ojala los sigas explotando. Y esto de la escritura me encanto!!!. Yo me ofrezco para que escribas de mi.