Aguas invadidas

La señora recogió la criatura de la orilla del mar pensando que era tan sólo un pequeño pulpo. Al meterlo a su bolsa éste se mostró hostil: La Guerra de los Mundos había empezado.

Número de visitas

67

Acerca del autor

David Eduardo López

Estudiante del Bachillerato Santiago UPAEP.

0 comentarios